AMPET EN EL FORO ANUAL DEL TURISMO DE MARRUECOS

Por Alberto Rumschisky

Fotos: Javier Leralta

Encabezado por el Presidente, Enrique Bohórquez, un grupo de asociados de AMPET ha asistido en Tetuán a la octava edición del Foro del Turismo que se celebra anualmente en Marruecos. El viaje, que respondió a una invitación del Ministerio de Turismo y Artesanía marroquí, permitió a los periodistas españoles realizar un amplio recorrido por el norte del país. Partiendo de Tánger, y cubriendo más de 1.200 kilómetros en autocar, las etapas de la ruta incluyeron visitas a Assilah, Casablanca, Fez, Rabat, Meknes, Tetuán y la Playa Marina Smir, y Chaouen, para regresar a Madrid desde Tánger.

Tánger, ciudad internacional

Luego de su llegada y almuerzo en Tánger, donde el grupo se alojó en el Mövenpick Tangiers, flamante y lujoso eslabón de la conocida cadena suiza, se hizo un largo recorrido por la ciudad internacional , visitando el barrio judío con sus típicos balcones andaluces; el barrio de los alfareros, que producen sus piezas libres de plomo calentando la arcilla con huesos de aceituna que arden a 1.400 grados; la medina, antiguo centro de la ciudad con un laberinto de calles ocupadas por comercios típicos, y la elegante zona residencial, con el palacio real y el del gobernador de la provincia.

Medina de Tánger


Vista de la villa marinera de Assilah

Assilah y Casablanca

Al día siguiente, y siempre en un moderno autocar provisto por los anfitriones, se puso rumbo a Casablanca con una etapa previa en Assilah (“Arcila” para los españoles”). Ésta es una villa marítima, antigua fortaleza y con una gran playa, hoy convertida en lugar de descanso de clase alta, en el que viven artistas, escritores y políticos. Su medina ofrece principalmente productos de artesanía.

El largo trayecto terminó en Casablanca, donde los visitantes se alojaron en el Golden Tulip, un gran hotel típicamente europeo y con instalaciones modernas y muy cómodas.
 

El recorrido panorámico de esta gran ciudad, capital comercial de Marruecos, culminó con la visita obligada a la monumental Mezquita Hssan II, erigida en parte sobre el agua. Es una moderna obra maestra de la arquitectura arabo-musulmana, única en el mundo por sus dimensiones (el minarete es el más alto del mundo y mide 200 metros) y su arquitectura.

La construcción duró seis años, trabajando en ella 2.500 obreros y 10.000 artesanos, que volcaron el esplendor de la artesanía marroquí usando moderna tecnología punta. La pieza maestra de la mezquita es la sala de oraciones, con una superficie de 20.000 m2 y capacidad para 25.000 personas, dotada de un techo móvil.

Casablanca. Mezquita de Hassan II


Rabat. Mausoleo de Mohamed V y Hassan II

Rabat

La segunda etapa del mismo día llevó al grupo a Rabat, capital política del reino, donde esperaba un largo y suntuoso almuerzo en el elegante “Le Tapis Rouge”, servido a la carta a pesar del alto número de comensales. De allí, al imponente mausoleo de Mohamed V, el monumento más emblemático de la ciudad, construido en 1962 como agradecimiento al soberano que llevó la independencia a Marruecos, y en el que también reposa ahora Hassan II. La tumba de Mohamed V es de ónix, hecha de marfil blanco pulido, y en ella trabajaron 400 artesanos.

Muy cerca, pero separada por los siglos, está la Torre Hassan, similar en su estilo a la Koutoubia de Marruecos y a la Giralda sevillana. El viaje terminó, ya de noche, en el espectacular hotel-palacio Jamaï, de Fez, que alojaría a los visitantes durante las dos noches siguientes. Este magnífico palacio, casi sobre la misma medina, perteneció en el siglo XIX al Gran Visir Jamai y se transformó en hotel en 1930, siendo ampliado y renovado en 1970 y en 1999. Se lo considera como una de las joyas de la hotelería mundial.


El día siguiente se dedicó por entero a Fez, histórica ciudad fundada en 818 y que es Patrimonio de la Humanidad desde 1981. Se estaba celebrando el Encuentro Anual Internacional de Música Sacra de las tres religiones monoteístas. El palacio real tiene aquí siete puertas, una para cada día de la semana. El corazón de Fez es su enorme medina, un súper laberinto de 13.000 callejuelas, que se extienden a lo largo de siete kilómetros. Hay allí 4.900 tiendas, y el 90 por ciento son de artesanos (sastres, curtidores, orfebres, alfareros, tejedores de alfombras).

El guía llevó al grupo en un recorrido que duró tres horas. La parte de alimentos es apabullante: como detalle, los visitantes pudieron comprobar que se ofrecen 40 variedades diferentes de dátiles, todos de Marruecos. La cena fue típicamente marroquí, en el ambienten romántico de una casa de 1915. Se sirvieron los platos clásicos del país (pastilla de mariscos, pollo con perejil y el milhojas de crema de leche, otra variedad de la pastilla, cuya masa es siempre milhojas). Un conjunto de música autóctona acompañó durante toda la velada.

 

Fez

Detalle de la rica arquitectura de la ciudad imperial de Fez

 

 


Tercer recinto amurallado de Meknes

Meknes

La jornada del viernes llevaba al grupo desde Fez hasta Tánger (las tres noches siguientes el Mövenpick volvió a servir de alojamiento), pero comprendió la visita a Meknes (o Mequinez), capital imperial de Marruecos fundada en el siglo X por una tribu berberisca, que culminó su gloria con el sultán Mulay Ismail, contemporáneo de Luis XIV de Francia.

Es la cuna de la Dinastía Alauí, que rige en Marruecos desde hace cuatro siglos, y en 1996 fue también declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La ciudad y su región se caracterizan por la influencia del arte y la cultura berberisca, pero marcada por la civilización árabe-andaluz: trechos estucados, vidrieras en colores vivos, coloraciones, brocados, caftanes y joyas de oro. Son especialmente famosas sus alfombras.


Tetuán: el Foro del Turismo

El sábado por la mañana el grupo español partió muy temprano hacia Tetuán, para asistir al Foro del Turismo, celebrado bajo el patrocinio del rey Mohammed VI y con la presencia del Ministro de Turismo y Artesanía, Mohamed Boussaid, y de los más importantes cargos del Gobierno, entre ellos el Director Regional de la “Agencia de Desarrollo del Norte”.

El evento estaba dirigido a todo tipo de empresas relacionadas con el sector turístico, presentando las acciones estratégicas previstas a corto y medio plazo para desarrollar en Marruecos. El mensaje del rey resumía muy bien los principales objetivos del encuentro. Marruecos ha recibido en 2007 a 7,4 millones de turistas, con más de 17 millones de pernoctaciones, y su oferta turística ha despertado un “vivo interés” por invertir en el país, de numerosos operadores y profesionales, extranjeros y nacionales.

 

Miembros de la delegación de Ampet en la Jornada de Turismo de Tetuán

Los diferentes planes de desarrollo turístico que están en marcha (muy bien apoyados por estudios y análisis estadísticos muy precisos) contemplan las inversiones, la promoción, el transporte aéreo y, sobre todo, la formación de 72.000 profesionales de todas las actividades del sector. Todo ello en busca de una calidad que se plasme en un turismo “limpio, auténtico y responsable”, con especial atención a la preservación del medio ambiente. Se ha creado así el “Comité Marroquí del Turismo Responsable”, con una “Carta” que ha obtenido la adhesión de numerosos operadores nacionales e internacionales. El objetivo es que en 2012 Marruecos reciba diez millones de turistas satisfechos y fidelizados, y que el turismo interior ocupe un plano muy destacado.

Diferentes momentos de las intervenciones del ministro de Turismo y Artesanía de Marruecos, Mohamed Boussaid, y del presidente de Ampet, Enrique Bohórquez

Almuerzo en la “jaima” y audiencia con el Ministro

La sesión matinal del Foro terminó con un almuerzo típico servido bajo una enorme “jaima” a más de 1.500 comensales, y el grupo español fue especialmente invitado a una audiencia privada con el Ministro de Turismo. En un ambiente informal y de verdadera camaradería, Mohamed Boussaid, a quien acompañaban el Director de la Agencia de Desarrollo del Norte y varios funcionarios del Ministerio de Turismo, destacó la “amistad secular” que une a Marruecos y España, y que obliga a una “solidaridad económica” en lo que debe ser una “región de paz, prosperidad y bienestar”... “asegurando con el turismo la comprensión recíproca”.

El presidente de AMPET, Enrique Bohórquez, contestó con conceptos similares. Reforzó el concepto de entendimiento y cooperación, limando algunas “desconfianzas” seguramente “surgidas por la proximidad geográfica”. Bohórquez agradeció especialmente a los que habían hecho posible la visita y, en nombre de AMPET, hizo entrega de un obsequio al Ministro Boussaid: un reloj de diseño que, simbólicamente, marcaba la hora española.

Cerró el acto el Director Regional, quien habló en español y dio una nueva bienvenida, señalando que, aunque hoy “hay algunas diferencias, nuestro destino es común”. España y Marruecos “no son dos mundos diferentes” y tienen que “jugar este partido juntos”. Las oportunidades de crecimiento son “similares”y “estamos dispuestos a montar proyectos de buen nivel”.


Visita a Tetuán y Cena de Gala

Por la tarde el grupo disfrutó de una visita guiada a la antigua medina de Tetuán donde, entre algunas casas privadas, puede verse la que habitó Francisco Franco cuando estaba destinado en Marruecos, con el grado de capitán. El palacio real es otra joya arquitectónica, y la plaza de España se ha cerrado al tráfico humano, pero los cafés cercanos están abarrotados de hombres que juegan al dominó, las damas o el parchís.


La larga jornada culminó con la fastuosa cena de gala ofrecida por el Ministro Boussaid en la playa Marina Smir, de la lujosa urbanización del hotel Sofitel Talasa. Un entorno realmente paradisíaco para una noche que comenzó con los arreboles de las nubes iluminadas por el tenue sol poniente. Manjares típicos (pastilla de carne, pargo con aceitunas, cordero “meshui”, frutas y dulces exquisitos) y el toque europeo de un perfecto “biscuit glacé”.

Vista de las montañas del Rif desde el palacio del Gobernador de Tetuán


Calles de la medina azul de Chefchauen rodeadas de las montañas del Rif

Chefchaouen

El programa del lunes se consagró a Chaouen, en pleno Rif, tradicional poblado convertido en un importante centro turístico. Además de la visita a la medina y el almuerzo, el grupo fue especialmente invitado a la casa de Ali Raisuni, un reputado historiador e investigador del legado andalusí y experto en ciencias islámicas y humanas.

Durante casi dos horas, Raisuni expuso sus ideas y debatió, en un alto nivel intelectual, con algunos miembros de AMPET.

 

 

Ali Raisuni en un momento de su intervención


Tánger y Madrid

Después de la última cena y noche en el Mövenpick, los visitantes españoles regresaron a Madrid. Al desembarcar en el aeropuerto tangerino, el taquímetro del autocar marcaba ya... ¡1.220 kilómetros! En los equipajes sobresalían muchas preciosas muestras de la artesanía marroquí, consecuencia obligada de tantos recorridos por medinas y zocos. Las retinas guardaban imágenes imborrables de murallas, mezquitas, minaretes, e históricos palacios, mezclados con los paisajes de verdes campos ricos en frutos de la tierra. Y en los corazones, impreso el impacto profundo de la hospitalidad marroquí.


_____________________________________________________________________________________________________________

Resolución óptima de 1024 x 768 px l Villanueva, 35-37 (sede Gacetas Locales) 28001 Madrid l © Ampet 2008